martes, 19 de mayo de 2009

La puerta que quiero cruzar...


Es lo que a mi me gusta.. hasta hoy todo en mi vida ha sido una enseñanza, un alección que me lleva a otra asignatura. Me queda mucho por saber, pero quiero aprender y para eso quiero muchos maestros en mi vida. El que me encuentro en el ascensor y me recuerda algunas cosas, quien viaja en el metro y se sienta a mi lado, o enfrente.. siempre hay un maestro, mis hijos que me enseñan la lección de ser madre.

Y es que la vida es agradecida con las personas, y si por algo hemos sufrido, algo nos compensa y nos trae alegrias , en ese estado de encuentro, un estado de gracia.. pero todo tiene un precio.El desapego, desprenderse de una lacra del pasado que no te dejó avanzar, y cuando no se ha aprendido la lección, se repite el examen.

Hasta que apruebas sucede que si es la misma asignatura, a veces, cuesta más.. pero si se pone empeño y tesón se consigue.Recuerdo que una vez me dije a mi misma -esto, no me volverá a pasar-.. porque si me pasa otra vez no se si sabre sobrellevarlo.. y pasó.. otra vez pasó. La gran pregunta- ¿ porque?.. estaba muy claro, demasiada entrega del corazón, una mujer que ama demasiado, tenia la respuesta..Mientras ellos solo entregaron el momento, yo entregué más que eso.. mientras para él, solo fué un tiempo de pasión, para mi fué más que eso.

Unos besos, unas palabras y dos o tres momentos de placer, y poco más, estaba claro.. una vez más..Cuando una ya es libre de la esclavitud mental, cuando ya se ha cerrado y precintado es cuando levantas y miras.. y ves puertas que se abren, que esperan que pases por éllas, que pases por la que te apetezca, en cada puerta se deja ver un poco de todo aquéllo que a mi me gusta..Me gusta lo que veo. Me gustan un par de puertas, tal vez me aventure y las cruce.. soy una aventurera de emociones.. más aun si cabe, las quiero vivir.. las voy a vivir.. si lo que hay detrás de esas puertas me lo permite .. lo voy a vivir..No soy la esclava mental de nada ni de nadie, sino de mis propias circunstancias.

Me voy a atrever con cosas que habia parado.. con aventuras que me apetecen.. y todos los elementos están a mi favor.Es momento tanto de sembrar, como de recoger la cosecha que muchas veces regué con mis lagrimas, lafgrimas del corazón y del alma.

Agua que fluye de mi interior.. por eso mi cosecha tiene tanto valor.

2 comentarios:

IGNACIO dijo...

Nuestra es la decisión de atravesar la puerta que se encuentra abierta, la madurez que ofrece haber pasado por esos estados, implica saber recuparse de nuevo y más rápido si cruzamos la puerta equivocada.

Bs.

Hechicera dijo...

Por supuesto Ignacio,
Atravesar la puerta equivocada con el tiempo fué un acierto.. si no lo hubiera hecho aún estaria en algún umbral, sin saber que habia detrás
Me recupero.. por lo tanto estoy lista para cruzar las nuevas puertas que se abren ante mi.

Besos